Celso y Manolo: la reinvención de las tapas castizas

22 jul


Hace un par de semanas más o menos estuve descubriendo Celso y Manolo, la nueva propuesta gastronómica de los artífices de La Carmencita, la segunda taberna madrileña más antigua de Madrid.

Celso y Manolo tiene un rollo cañí renovado y está ubicado en el barrio de Chueca. El nombre del local no es casualidad, sino un homenaje a los antiguos dueños, Celso y Manolo, un par de hermanos asturianos que vinieron a Madrid en los años 70 y abrieron el restaurante Argüelles (no por el barrio, sino por el apellido de ambos), en la calle Libertad, 1. Por ello, tras su jubilación decidieron traspasarle el negocio a Carlos Zamora (Grupo Deluz&Cía y propietario de La Carmencita), quien le ha dado un toque único, aunque manteniendo la barra, el suelo de terrazo y dos de los platos insignia del desaparecido Argüelles: la tortilla paisana y la fabada.

 

(*) Fotos by Pablo Zamora.

A pesar de que se trata de una tasca, Celso y Manolo va más allá y se ha coronado como un lugar imprescindible para tomar el aperitivo acompañado de un buen vermut del Montsant en un espacio con mucho estilo y lleno de elementos de diseño, carteles antiguos y apliques del estudio Apparatus, una barra de mármol multicolor espectacular (¡de los años 50!) y taburetes de madera y cuero. Además, lo que también reivindican es una cocina tradicional pero renovada a partir de una materia prima excelente, mucha de ella procedente de cultivo ecológico.

CELSO Y MANOLO_decoDe su amplia carta - tamaño XXL - destacaría las rabas de Santander, las conservas naturales, el tártar de ternera al vodka Siderit Lacte (un vodka de Torrelavega Town, plata en los San Francisco Spirit Awards), el revuelto de huevos de gallinas felices, la ensaladilla rusa con anchoas o caviar, las empanadillas martes y trece y sus arroces trifásicos y anárquicos. Mmm… ¡Está todo delicioso! Otro de sus fuertes es el servicio, muy atento y agradable, su café de puchero y los cocktails de West África de Sega - quien también rapea en cuatro idiomas: inglés, español, francés y oloff - y los baobabs de su niñez. ¡Un must!

Uno de esos restaurantes a los que peregrinar con asiduidad. Muy recomendable.

Celso y Manolo

C/ Libertad, 1 (Madrid)

Horario: Todos los días de 13 a 17 y de 19:30 a 2 h.

Precio medio: de 20 a 25 € por persona.

Entrevista a Elena Muñóz, embajadora de Apivita

21 jul


Elena MunozApivita es una de mis marcas favoritas para el cuidado de la piel, y dentro del ciclo de entrevistas que estoy llevando a cabo en el blog, se me ocurrió entrevistar a Elena Muñóz, una de las principales caras visibles de la marca griega en España.

Si queréis conocerla mejor seguid leyendo…

1. ¿Qué significa para ti Apivita?

Para mi Apivita es una forma de vida, imagina …tengo una hija de 11 años y llevo 9 años colaborando con Apivita… al final creo que tengo dos hijas. Me enamoré de Apivita en una pequeña reunión donde se encontraba la fundadora, Niki Koutsianas, y dijo una frase que me impactó: Apivita en el corazón, Apivita en la mano. Si te enamoras de algo siempre lo tendrás en la cabeza. Al final, me siento una embajadora de la filosofía y de los valores de la marca.

2. ¿Cual es la filosofía de la marca?

Apivita cree en el poder de la naturaleza para crear productos eficaces, naturales y holísticos. Y esto lo conseguimos a través de los preciados productos de la abeja, Imagina que las abejas polinizan el 70% de las plantas del planeta. Utilizamos cera, miel, polen jalea real y, por supuesto, propoleo. Es más tenemos, una patente sobre este producto muy interesante. Por otro lado, la flora griega, utilizamos para la fabricación de nuestros productos plantas y hierbas griegas. ¿Sabes que Grecia es el primer país con mayor biodiversidad de Europa y quinto en el mundo?. Y por último y muy importante para nosotros la aproximación holística de Hipócrates (padre de la medicina) hacia la salud y la belleza, utilizando aceites esenciales.

3. ¿Cual es el valor diferencial de vuestros productos?

Personalmente y por mi experiencia en el sector de la cosmética en farmacia te puedo decir que en mis 9 años en Apivita te puedo garantizar que no somos una moda ni nos adaptamos a ella. Nuestros valores y filosofía son fuertes y claros.

4. ¿En qué consiste el tratamiento holístico? Y cuales son sus propiedades?

El ritual holístico consiste en seguir unos pasos o rutina diaria para ver un cambio significativo en nuestro aspecto. Debemos utilizar un producto de limpieza adecuado a nuestra necesidad, seguido de un serum que llegará y tratará las capas más profundas de la piel. Posteriormente recomendamos el tratamiento que necesitemos, hidratación, antiarrugas,… pero sin olvidar nunca el protector solar. Mi abuelo siempre me decía: Si quieres que cambie algo en tu vida tendrás que cambiar los pasos que das sobre ella”, pues lo mismo..si quiero que me cambie la piel tendré que mejorar mis cuidados. Ah! Se me olvidaba, semanalmente tendremos que aplicar mascarillas express, son expectaculares y en 10 minutos ves los resultados.

5. 3 consejos de belleza imprescindibles

Limpieza, limpieza y limpieza … y por supuesto una buena alimentación y reir sin parar.

6. Lugar favorito en el que perderte…

La Gomera.

7. Un secreto…

Terminar viviendo en un lugar donde pueda utilizar chanclas de playa durante todo el año… lo pongo fácil no?

8. Un sueño…

Ver como mi niña y Apivita crecen sin parar.

Tienda y Centro Apivita (Madrid)

C/ Conde de Xiquena, 6

Telf. 915 21 20 74

Nueva edición de La Vermutería en La Revoltosa

19 jul


¿Os gusta el vermut? Si vuestra respuesta es sí seguid leyendo…

Este domingo La Vermutería celebra un nuevo domingo con vermut. Sí, sí, y esta vez el lugar escogido es La Revoltosa.

Vermut_OlaveEn esta ocasión el vermut “estrella” será el Olave, el cual es elaborado con 80 hierbas, y cuya infusión es macerada (aproximadamente dos meses) y mezclada con el vino blanco en un tanque de acero inoxidable, donde le añaden azúcar y alcohol vínico. Tras este proceso se deja en estos tanques unas cuatro o cinco semanas para estabilizar la mezcla y posteriormente se estabiliza en frío, se clarifica y se filtra. De hecho, como podremos comprobar en la cata y tal como nos adelanta Noelia de Bodegabierta, “el vermut Olave tiene una buena intensidad alcohólica, muy bien equilibrada con la acidez. Es medianamente glicérico y hace que en el paladar resulte aterciopelado. También deja un largo postgusto, amargo, por supuesto, y muy intenso”.

Tomad nota:

Domingo, 20 de julio de 13 a 17 h.

La Revoltosa (Plaza del Rey, 4. Madrid)

Habrá vermut Olave y tapas by Helver Sanabria y… música de la mano de Tula Pones y José Onís Djs.

Rayén vegano: slow food en el barrio de Las Letras

18 jul


Hace una semana estuve en Rayén, un restaurante vegano ubicado en el barrio de Las Letras y capitaneado por la italiana Noemi Chianetta - quien ha trabajado en organizaciones internacionales, pero que desde hace unos años se está dedicando a su gran pasión: ser profesora de Kundalini Yoga - y el chileno Paulo Aillapán - quien a su vez es artista visual y tiene un Doctorado en Bellas Artes.

Ambos son veganos, es decir, no consumen ningún producto de origen animal, ya que para ellos significa: 1. la mejor opción de consciencia que se puede tomar viviendo en una ciudad, 2. no ser partícipe y no sostener una industria agresiva con el medio ambiente y los animales, 3. apostar por nuestra propia salud, puesto que la manera en que se consume producto animal hoy en día (y la calidad del mismo) es francamente enfermiza y desequilibrada, 4. creer que este planeta no lo hemos heredado, sino que lo tenemos prestado por parte de las nuevas generaciones y 5. ser consciente de que lo que comemos supone una elección, en muchos sentidos.

RayénPor si fuera poco, todos los productos que emplean para elaborar sus deliciosos platos son ecológicos – sin químicos ni organismos genéticamente modificados – y en su cocina no tienen microondas, ya que creen firmemente que se trata de un elemento cuyos efectos en la salud son muy controvertidos y que simboliza una cocina rápida y poco cuidada, justo lo contrario a lo que ofrecen en Rayén y a su filosofía de vida (slow food). Además, diariamente elaboran a mano el pan, y ya os aviso que ¡es otra historia!.

Entre sus platos más destacados está la hamburguesa vegana y su new entry del verano: la lasaña cruda. Mmmm…

El restaurante vegano al que deberíais ir, seáis veganos o no. Muy recomendable.

Rayén

C/ Lope de Vega, 7 (Madrid)

Precio medio de los platos: 11 €. El menú, que cambia de lunes a viernes, es de 12 €. Tienen 3 opciones de brunch desde los 9,80 € con un saludable y depurativo green smothie, pasando por los 10,50 € con zumo de frutas y revuelto de tofu o yogurt casero o el maxi brunch/comida de 19,50 €.

Entre semana ofrecen desayunos, brunch y menús. Y los viernes y sábados también ofrecen cenas.

Keep Calm…

16 jul


El viernes pasado estuve leyendo un artículo de Patricia Ramírez en El País que se llamaba “Vencer la ansiedad”. Sí, sí, lo sé, un título un tanto sensacionalista y muy propio de los libros de autoayuda… Sin embargo, el artículo en si era muy interesante, principalmente porque de una manera muy directa abordaba un asunto que todos conocemos y en algún momento hemos padecido, aunque quizás no lo hayamos catalogado exactamente con ese nombre.

RelaxConstantemente estamos cambiando y enfrentándonos a cosas por primera vez… y es precisamente esa “novedad” la que algunas veces nos juega malas pasadas, ya que implica salir de nuestra zona de confort. Desde aprender a conducir, cocinar una receta diferente, hablar en público, estudiar algo nuevo, cambiar de trabajo hasta conocer a una persona… Todas esas situaciones son retos que en algunas ocasiones en lugar de percibirse como “algo bueno” lo que provocan es angustia y miedo. De ahí, que a veces haya personas que padezcan los síntomas propios de la ansiedad como son la sensación de ahogo, palpitaciones, sudores, bloqueos mentales, tensión muscular, ganas de llorar, etc… una retahíla de sensaciones que actúan como una huracán y nos ponen del revés en lugar de ayudarnos a enfrentarnos a esas “cosas nuevas”, que curiosamente todavía desconocemos si van a gustarnos o no. Pero… ¿por qué sucede esto? Pues básicamente porque hemos interiorizado que si nos avanzamos a las “posibles desgracias”… cuando éstas lleguen, si es que llegan, lo pasaremos menos mal. Y esto es un error absurdo, que cometemos bastante a menudo y que lo único que nos aporta es sufrimiento por partida doble: antes de que suceda y después, si es que sucede…

Por ello, lo que aconsejaba esta psicóloga son una serie de pautas muy sencillas, que ayudan a desdramatizar y tomarse las cosas con calma:

1. Respirar profundamente. Es muy importante estar físicamente en calma. Así que para empezar cualquiera de los siguientes consejos es imprescindible que estamos relajados y respirando con normalidad.

2. Cambiar el foco de atención. Cuando el miedo hace acto de presencia todo nuestro mundo gira en torno a cómo nos sentimos. Y lo que pasa es que cuanto más centramos nuestra atención en lo que no deseamos que ocurra, más aumentan las probabilidades de que pase. ¿Por qué? Pues porque le estamos dando instrucciones a nuestro cerebro para que esté pendiente de cualquier señal de alerta. Y de esta manera convertimos en amenaza señales que no lo son.  Es decir, nuestra mente ahora está entrenada para buscar palpitaciones, ojeras, agobios… y cuando los detecta, nos advierte diciéndonos ¡peligro!. Entonces la señal va rápida al sistema nervioso simpático, y éste se acelera pensando que tiene que protegernos de “la fiera”. Y a partir de aquí el corazón empieza a latir, los músculos se tensan, empezamos a respirar de forma agitada y ¡listo! ya estamos preparados para “la lucha”… Consejo: centrarnos en lo que ocurre a nuestro alrededor. Pero no vale centrarse en lo mal que estamos y en el sabor del café mientras estamos con nuestro amigo. Fíjate en las cosas buenas que te rodean, que son muchas y no dejes que pasen sin haberlas sentido. Y si te sobrevienen pensamientos negativos, pasa. Es normal. La clave es seguir pensando en lo bueno y disfrutando del presente.

3. Hablarnos en otro idioma. Una persona con  ansiedad se dice cosas a si misma cosas como “tengo miedo, estoy agobiada, no puedo, no estoy preparada, lo voy a hacer fatal…” y un sinfín de expresiones catastrofistas ideales para acabar amargado y potenciar más si cabe la inseguridad. Por este motivo, la Dra. Ramírez aconsejaba hablarnos a nosotros mismo en otros términos, ya que si expresamos amenazas, nuestro sistema nervioso se activa y desencadena la respuesta de ansiedad. Y eso está basado básicamente en la tercera ley de Newton: acción-reacción. Así que la próxima vez que os sintáis así lo que propone es que escribamos o pensemos en cómo nos gustaría enfrentrarnos a esa situación nueva y los pensamientos que nos podrían ayudar a sobrellevarla. En positivo, claro.

4. Salir del círculo. Se refiere a desapegarnos de la ansiedad. Pasar de ella. Porque cuanta mayor atención le prestemos, peor, ya que nuestro círculo se limita a ella. Es como que le otorgamos demasiado poder. En este caso, dice que lo mejor es que en lugar de verbalizar “no lo soporto, estoy fatal, así no puedo seguir, etc…”, lo mejor es optar por reconocer que está ahí y dedicarnos a hacer otra cosa para al menos durante unas horas dejarla de lado, como si se tratase de ignorar a una persona.

5. Dejar de evitar. En nuestra zona de confort sentimos que lo controlamos todo y nos sentimos relajados y protegidos. Pero también es verdad que desde aquí no ocurren cosas interesantes y la vida es una. Por ello, o al menos es así como pienso yo, vale la pena retarnos, proponernos nuevos desafíos y hacer cosas nuevas. Es evidente que esta nueva actitud nos traerá alegrías pero también pérdida de ilusión, esfuerzo y alguna decepción… Pero una vez superado esto… la sensación que nos invadirá será de satisfacción tras haber superado un miedo y haber vivido emociones nuevas. Nadie nos garantiza nada, pero en el intento es donde reside el éxito. Se trata de demostrarnos a nosotros mismos: “¿por qué no?”, independientemente del resultado.

6. Actuar. La solución no está en darle mil vueltas a todo. La solución está en ponerse las pilas y dejar de alimentar los pensamientos negativos. ¿Cómo? relajándonos, pensando de forma útil, riéndonos mucho, desdramatizando y centrándonos en lo esencial, cuidándonos y disfrutando de las cosas buenas con la gente que queremos. Sé que son frases que todos conocemos y que son pura evidencia, pero la clave no está en conocerlas sino en ponerlas en práctica.

“El que no corre ningún peligro es el que dejó de vivir por tenerlo todo bajo control”

Ooooommmmm….. Y recordad que: solo hay esperanza en la acción. ¡Feliz miércoles!